logo

06/08/2020

“Tu vuo’ fa’ ll’americano, mericano, mericano…” le cantaban de forma punzante y machacona a la pobre morcilla. No era cierto, no quería ser americana, pero estaba claro que si quería terminar con toda aquella burla, no tenía más salida que seguir con el juego. Se metió entre dos panes, se embadurnó de mostaza (No había ketchup) y se puso a gritar: “¿¡Ahora qué, eh?! ¡Venga! ¡Soy americana! ¡Vamos! ¡¡VAMOS CABRONES, CANTAD A HORA, HIJOS DE LA GRAN PUTA!!”. Inesperadamente, apareció una mujer famélica que se la llevó a la boca ipso-facto. Mientras masticaba a nuestro frugal protagonista, pensaba para sí misma “Maldita sea, no es una vienesa hervida… ñam ñam… ni un Frankfurt… ñam ñam… Ni mucho menos un bratwurst… ¡Pero que me quiten lo bailado!”.

Hot_Dog_by_Patrick_Grau

Comments are closed.